Facebook
Twitter
Youtube
Blog

 

 

Se requiere cualquiera de los siguientes exploradores:

 

Inernet Explorer 8 ó sup.

Google Chrome

Mozilla Firefox

Safari

Opera

 

 

<-- volver al archivo

 

Ni un aula menos

 

Los vecinos y vecinas de la Ciudad de Buenos Aires que tenemos hijos e hijas en edad escolar, queremos que ellos puedan ejercer plenamente su derecho a la educación; queremos que el Estado les garantice las condiciones adecuadas para una educación pública, gratuita, de calidad, con igualdad de oportunidades.

Por eso, y ante la Disposición del Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que cierra más de 220 grados y/o cursos de escuelas públicas primarias y secundarias, expresamos con urgencia y consternación que:

 

  1. rechazamos el cierre de cualquier espacio destinado a la educación de niñas, niños y jóvenes en ejercicio de uno de sus derechos básicos.
  2. impugnamos la modificación de organizaciones institucionales que impactan en personas (niños, jóvenes, docentes, directivos), sin consulta previa ni trabajo consensuado con los actores involucrados.
  3. denunciamos que este cierre de grados / cursos es la continuidad de una política de vaciamiento de la escuela pública, que instrumentó sus primeras acciones en la década del 1990, cuando se forjó el Decreto 1990/97 que motiva la medida adoptada.
  4. señalamos que un continuo proceso de transferencia de recursos a escuelas privadas, sin regulación ni control, junto a la desinversión en infraestructura, y en formación y capacitación docente, son elementos que confluyen generando las condiciones para dar este nuevo golpe a la educación pública.
  5. creemos que son falaces los considerandos de la Disposición señalada; difícilmente unas pocas aulas vaciadas por esta medida puedan absorber las necesidades de espacio físico que hay en el nivel inicial, que tiene requerimientos edilicios e institucionales específicos para niños de hasta 5 años. Asimismo, difícilmente esas aulas ‘liberadas’ con la “integración” de secciones en las zonas centro, oeste y norte de la Ciudad puedan satisfacer las necesidades de desdoblamiento que afectan a la zona sur –según se reconoce en el texto-, salvo que las autoridades estén imaginando cambiar a los niños de escuelas, lo que rechazamos de plano.
  6. denunciamos que esta maniobra y sus fundamentos formales, desnuda el incumplimiento en la creación de nuevas escuelas y remodelación y/o ampliación de edificios escolares, tal como la comunidad educativa viene reclamando, como establecen diferentes normativas vigentes (por ejemplo la que dispone el destino para los fondos obtenidos con la llamada venta de “Catalinas”), partidas presupuestarias aprobadas por la Legislatura y compromisos asumidos por el Poder Ejecutivo de la Ciudad.

 

Por tales motivos exigimos

  • La inmediata suspensión de la Disposición Nº DI-2012-15-DGEGE (en referencia al Expte. Nº 342.848/12)
  • La renuncia del Director General de Educación de Gestión Estatal, Maximiliano Gulmanelli